viernes, 3 de agosto de 2012

Por lic. Adriana Schiavo



La mayoría de nosotros asocia la palabra iceberg a la tragedia del Titanic, famoso transatlántico que chocó contra un bloque de hielo, en medio de la oscuridad, produciéndose su hundimiento a principios del siglo x
x.

En el diccionario la palabra iceberg se define como un pedazo grande de hielo, desprendido de un glaciar. Él mismo, sobresale del agua solo una octava parte de su volumen total, por lo que éstas masas gélidas constituyen un peligro para la navegación, ya que pueden alcanzar dimensiones enormes

Si por un instante, imagináramos que somos un iceberg, que nos desprendimos de nuestra familia de origen y que avanzamos por un gran océano, mostrando solo una octava parte de lo que somos...

Si imaginamos que debajo de esa superficie hay cosas nuestras que permanecen ocultas, que no reparamos , que no aceptamos como parte de nosotros mismos...

Si nos animáramos a bucear allí? y encontráramos todos esos aspectos que no nos atrevemos a mostrar... por vergüenza, por temor al ridículo, por miedo a sentir y quedar desnudos frente al otro...
Si halláramos todo aquello que un día soñamos y no nos atrevimos a ser, porque nos dijeron que no servíamos para eso, porque nos quedamos con los títulos que la sociedad considera respetables y justos...
Si nos encontráramos de pronto, con nuestros sentimientos mas preciados y mas vergonzosos, con nuestras metidas de pata, miedos y frustraciones.Seguramente considerar que todo eso nos pertenece, es una tarea difícil...


"Según Jung, el deseo de agradar, la necesidad de aprobación, el miedo a ser rechazados, hicieron que mostráramos nuestra parte aceptable y ocultáramos grandes pedazos de nosotros mismos.Así, se asume en la conciencia una pequeña parte de lo que realmente somos. Y una porción enorme se oculta en nosotros mismos como SOMBRA, como síntomas o se llevan afuera bajo la forma de proyección.La única manera de completarnos y evolucionar, de actualizar nuestro potencial, consiste en la recuperación de esos aspectos negados.

La compleja naturaleza del psiquismo, hace que además de ocultar nuestras sombras, muchas veces ocultemos nuestras luces, nuestros talentos... esa es la SOMBRA DORADA.

Lo demasiado oscuro se rechaza , lo demasiado luminoso encandila"


Aceptar lo que mostramos y lo que ocultamos, integrar las partes que más nos gustan con las que nos desagradan , nos definen como seres que somos, comprendiendo nuestra naturaleza, con las luces y sus sombras.

Si nos conocemos de manera integral, nos comprendemos ampliamente, somos mas benévolos con nosotros mismos, porque permitimos las diferencias, que no están en el afuera , sino en la profundidad de nuestro propio iceberg...

Tal vez, si el Titanic, hubiera sabido de antemano, las dimensiones de semejante bloque de hielo, esa información, le hubiera permitido, desviar la ruta de navegación y evitar el choque...

Conocer las profundidades de nosotros mismos, aceptarlas y comprenderlas, puede ser la brújula de nuevos caminos que eviten un hundimiento.

Atreverse a bucear puede ser doloroso y a la vez sorprendente, es como el desafio de un viaje, nunca sabemos del todo que va a suceder, pero siempre nos transforma la experiencia!!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario