viernes, 17 de agosto de 2012

PROCESO DE ORIENTACION VOCACIONAL, PROCESO DE DESICIONES- Por. Lic. Marcela Digiglio


En la vida de todas las personas, cuando nos toca tomar decisiones se empiezan a jugar diferentes variables, nuestra propia historia nos atraviesa y nos determina, el duelo por aquello que se tiene que dejar, las consecuencias de la elección que tomamos, el entorno que nos rodea, todo eso impacta en el momento de decidir. Si esa elección tiene que ver con una carrera profesional, el joven adolescente se encuentra ante las puertas de la adultez con todo el temor que eso conlleva.
Como familia podemos acompañar, contener, analizar las alternativas junto al adolescente y si es necesario acompañar al joven a un terapeuta que lo ayude, mediante herramientas adecuadas, a tomar la mejor decisión para su futuro. Esto ayudará a despejar mandatos familiares, exceso de información que confunde y asusta, a desterrar miedos fantaseados y a ayudarlo a descubrir su vocación, eso que lo hace feliz, por supuesto que esto conlleva un tiempo, un tiempo propio que a veces es disonante con el apremio del tiempo cronológico, cada vez más nos invaden estímulos desde el exterior de que tenemos que ser exitosos, rápidos, seguros y no todas las personas tienen los mismos tiempos de maduración de las elecciones y las desiciones, esto tiene que ver con la maduración y el crecimiento de las personas. Dar lugar a un proyecto personal no sólo está vinculado con un adolescente en busca de su carrera sino también a los adultos que desean construir algo nuevo.
Todo proyecto, como así también toda elección, se vincula con la propia identidad (interacción entre la historia personal y las circunstancias históricas que se están viviendo), que se pone en juego y se reelabora cada vez, como también con la identidad ocupacional (percibirse inserto en la cultura del trabajo desempeñando un rol posible).
Es imprescindible entonces establecer un espacio destinado a la reflexión personal, que permita “detener” el tiempo cronológico y, a la vez, poner en marcha el tiempo interno, “lo propio” de cada uno.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario