viernes, 3 de agosto de 2012

SI SÉ DE DÓNDE VENGO, PUEDO IR MÁS SEGURO/A Leticia Cohen


LOS ÓRDENES DEL AMOR
CONSTELACIONES FAMILIARES
 Para los nuevos lectores, reitero consideraciones generales acerca de Constelaciones Familiares.
Somos como eslabones de una cadena. Cada uno de nosotros formamos parte de una historia que viene desde muy lejos en el tiempo, y en ella estamos involucrados. El enfoque transgeneracional nos muestra que los hechos y situaciones pendientes o con soluciones fallidas en las generaciones anteriores (desde padres hacia atrás) generan un desorden el cual incide en las generaciones actuales y las que vendrán, provocando enfermedad, sufrimientos y hasta tragedias familiares. Existe un alma familiar que insiste en restablecer el orden perdido y los que hoy estamos tenemos la oportunidad de hacerlo.
Los Órdenes del Amor (método Bert Hellinger) se trabajan a través de una modalidad terapéutica llamada Constelaciones Familiares. Al participar en este trabajo se vivencia la transformación del conflicto en solución, la transmutación de los sentimientos que enferman en sentimientos que curan. En el transcurso de la constelación se revelan profundidades de la trama familiar y de cada uno de los integrantes representados en la misma, dejando al descubierto los movimientos afectivos que condujeron a la enfermedad, el dolor, la muerte, la tragedia a los miembros del sistema familiar. En Constelaciones se trabaja con representantes, éstos representan a los miembros de la familia del consultante y al consultante mismo/a, y se tiene en cuenta tanto a los vivos como a los muertos del sistema familiar.
Hoy quiero hacer hincapié en el tema de los orígenes: ¿de dónde venimos? ¿dónde nacieron nuestros abuelos y nuestros padres? ¿qué saberes y culturas fueron nuestra cuna? Es muy importante que indaguemos al respecto.
A través del trabajo con Constelaciones Familiares, observamos la importancia del reconocimiento de la tierra de nuestros ancestros, ahí están nuestras raíces más profundas; tanto la sangre que corre en nuestras venas como la cultura en la que abrevaron. Renegar de ello o no reconocerlo con el debido respeto y agradecimiento puede llegar a sumirnos en angustias, soledad, estados depresivos, infortunio…
Les comento un caso trabajado con la modalidad de Constelaciones Familiares.
Una persona que está sola en el mundo con respecto a su familia de origen, ya que es hija única y murieron todos los miembros de dicha familia; está casada con un hombre en las mismas circunstancias. Su sentimiento es de profundo desvalimiento y falta de apoyo, cuando tuvo un hijo no había abuelos ni tíos, estaban realmente solos. Hicimos la constelación que fue sencilla pero muy emotiva ya que pudo ver que no está sola, que como ramas de un árbol que sostienen un nido, todos los representantes de sus ancestros la miraban con mucho afecto y le brindaban su sostén. Pudo sentir el apoyo en sus padres y a partir de ellos en todos los demás familiares. A todo esto se agregó que el país de origen de sus abuelos es España, tierra y cultura por la que ella siente mucha afinidad, pero que no disfrutaba por el intenso sentimiento de soledad que la embargaba. Se colocó una persona representando a España y esto fue el broche de oro ya que la consultante expresó que experimentaba un sentimiento de completud y de sostén vertebral que le daba mucha fuerza.
Les sugiero que busquen en sus historias y averigüen sobre sus orígenes, les ayudará a revalorizar el camino de vida.
Los invito a participar de esta experiencia sanadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario