sábado, 29 de septiembre de 2012

“ E L AMOR” Un conflictivo tema de actualidad- Por: Lda. Beatriz Sobrado


En estos “tiempos postmodernos”, parecería que algo se ha
adueñado de los sujetos: los vínculos que enlazaban el sujeto al
otro, se han disuelto. El deseo ha sido reemplazado por un ilusorio
anhelo, y como tal, queda en un lugar puramente fantaseado y
casi irrealizable. Esto produce una sensación de vacío, que cada
uno intenta llenar. Es muy común que se intente llenar con el consumo
de diversos objetos. Me atrevería a decir que estos objetos
también son ilusorios pues portan la idea de dar al sujeto que los
consume la ilusión de “ser alguien”, de “sentirse pleno”, “completo”.
Hay diferentes tipos de amor: Está el amor entre padres e
hijos, el amor entre hermanos, entre amigos y al fin, el amor en la
pareja, este último se complica porque entra en juego el erotismo
y cierto engaño que es la ilusión de “hacer de dos uno” o cierta
ilusión de que “se posee al otro”. No obstante, estos diferentes
tipos de amor tienen un común denominador: todos deberían contemplar
“las diferencias”, “aceptarlas”, y hasta “amarlas”. Esto es
lo que generalmente no ocurre y el efecto es un amor simbiótico,
sufriente y angustiante en muchos aspectos.
Los vínculos son cada vez más frágiles. La cultura electrónica
contribuye en gran medida. Cada uno puede desconectarse antes
de que la relación se torne insoportable. Se sustrae el cuerpo, estableciéndose
una “relación virtual”, que permite evitar plantearse
por ejemplo, lo problemático de la relación entre los sexos. La
contradicción consiste en una “desesperación por relacionarse”
pero a su vez un “gran temor a estar relacionados”.
En definitiva, ¿de qué se trata el amor?, ¿de qué se trata el
sexo? Tal vez habría que comenzar a plantearse la posibilidad de
un nuevo amor, saludable y enriquecedor, diferente al que estamos
acostumbrados. Un amor, diferente al que de una manera
“virtual”, se nos impone en la actualidad. Un nuevo amor sin pérdida
de libertad y sin frustraciones.
Muchas son las preguntas que se plantean a partir de estas
reflexiones. Es necesario tomar conciencia de lo que está ocurriendo;
preguntarse qué tipo de amor busca cada uno. Preguntarse
si desea estar en pareja, si desea estar solo, y de qué
forma. Es importante dejar de soslayar el tema y comenzar a buscar
las propias respuestas y experimentar lo que puede comenzar
a ocurrir a partir de allí.
Descubrir el deseo de cada uno, facilitaría la convivencia y nos
permitiría una mejor calidad de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada